Prelectura Lectura Y Poslectura



El proceso mediante el cual leemos consta de cuatro pasos:

La visualizacion.

Cuando leemos no deslizamos de manera continua la mirada sobre las palabras, sino que realizamos un proceso discontinuo: cada palabra absorbe la fijación ocular durante unos 200–269 milisegundos y en apenas 69 milisegundos se salta a la siguiente, en lo que se conoce como movimiento sacádico.

La velocidad de desplazamiento es relativamente constante entre unos y otros individuos, pero mientras un lector lento enfoca entre cinco y diez letras por vez, un lector habitual puede enfocar aproximadamente una veintena de letras; también influye en la velocidad lectora el trabajo de identificación de las palabras en cuestión, que varía en relación a su conocimiento por parte del lector o no.

La fonación. Articulación oral consciente o inconsciente, se podría decir que la información pasa de la vista al habla.

Es en esta etapa en la que pueden darse la vocalización y subvocalización de la lectura.

La lectura subvocalizada puede llegar a ser un mal hábito que entorpece la lectura y la comprensión, pero puede ser fundamental para la comprensión de lectura de materiales como la poesía o las transcripciones de discursos orales.

La audición. La información pasa del habla al oído (la sonorización introauditiva es generalmente inconsciente).

La cerebración. La información pasa del oído al cerebro y se integran los elementos que van llegando separados.

Con esta etapa culmina el proceso de comprensión. Existe también el proceso de extracción, interpretación y reflexión

Obtenido de «http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Lectura&oldid=73378704»







Politica de Privacidad